Follow by Email

miércoles, 12 de febrero de 2014

Tema 1 Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) en la Educación

OBJETIVO DEL TEMA
Facilitamos y consolidamos conocimientos sobre el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación y sus implicaciones en la sociedad actual motivando la utilización de las mismas para la formación de valores y el desarrollo de conocimientos.
ACTIVIDAD DE INICIO
lee el texto y a manera de introducirnos al tema, desarrollemos en función de conocimiento previo un análisis, para responder  la pregunta: ¿Cómo se estableció la relación entre cultura y tecnología en las culturas originarias? De manera individual, establecemos nuestras conclusiones personales y las escribimos en el cuaderno de tecnología y  a su vez enviaremos el trabajo al correo portaltecnologicoemm@gmail.com  

EVOLUCIÓN DE LAS TECNOLOGÍAS A TRAVÉS DEL TIEMPO

Para iniciar el estudio de la evolución de la tecnología educativa, es necesario analizar brevemente el término “tecnología” por cuanto no hay un consenso entre los estudiosos a la hora de definirla y es preciso comprender sus implicaciones. A continuación presentamos las siguientes definiciones:
 “...Campo de conocimiento orientado hacia la acción. Es decir, como una actividad humana dirigida a obtener, utilizar y difundir conocimientos” (Tobar, Arbulu 1985). “Aplicación sistemática de conocimientos científicos con el propósito de resolver problemas prácticos. Pero la aplicación se realiza reflexivamente, de modo que los conocimientos científico teóricos resultan válidos en la medida en que resuelven y explican tales problemas....” (Escotet, 1992). Tecnología hace referencia a diseños de estrategias de acción y los medios necesarios para su realización que basados en el conocimiento científico y en la experiencia personal, son empleados por el hombre, ampliándole sus capacidades naturales, con la intención de intervenir sobre su entorno y con la peculiaridad de que esta acción pueda ser reproductible con similares resultados” (Martínez (1987).

 “Unión de diseños y medios que pretenden potenciar al hombre, bien creando nuevas capacidades, bien ampliando las existentes, de la forma que su actuación sobre el medio que le rodea, sobre el entorno sea más eficaz” (Martínez, l996).
En función de éstas y otras definiciones, Julio Cabero (2001) establece para la tecnología las siguientes características significativas:
 Se dirige a la solución de un problema o a la simplificación de la solución de éste. Refiere la aplicación de acciones apoyadas en un cuerpo teórico conceptual y en función al contexto del problema a solucionar. Los productos alcanzados son menos importantes que los procesos seguidos para obtenerlos. Busca la adaptación del medio a las características y peculiaridades del ser humano. Persigue mejorar la calidad de vida desde marcos teóricos aplicativos.

LAS TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS EN LAS CULTURAS ORIGINARIAS
El desarrollo de las tecnologías en las culturas originarias ancestrales está ligado al desarrollo de medios didácticos en la creación, desarrollo y perpetuación de conocimientos prácticos en diferentes actividades productivas, infraestructura- les, artísticas y otras. De ahí la importancia de concretar su aporte en la actividad educativa, porque estas tecnologías han ido pasando de generación en generación, venciendo el paso del tiempo y otros factores adversos como la colonización. No fueron creadas para un fin exclusivamente didáctico, sino que la actividad educativa estaba íntegramente ligada a la actividad productiva.
Las tecnologías de las culturas originarias se desarrollan en directa relación con la madre naturaleza, como parte de su cosmovisión y espiritualidad. Las prácticas productivas significan su vida misma, porque se sienten parte de ella; esto marca una relación totalmente diferente de la concepción que se tiene de la naturaleza en el mundo occidental.
En muchos casos, estas tecnologías tienen origen ancestral y perduran hasta nuestros días, sin que haya existido centros de formación técnica, ni instituciones superiores de formación universitaria destinados a la formación tecnológica por- que estos conocimientos fueron transmitidos de padres a hijos de generación en generación, como actividad práctica cotidiana, lo que refleja un proceso educativo que marca un sistema diferente a la educación sistemática que conocemos hoy, un proceso educativo donde precisamente las actividades prácticas fueron los medios y recursos didácticos que facilitaron la asimilación y aprendizaje de las tecnologías en la vida.
La cosmovisión andina es la matriz de su tecnología. Es muy fuerte entre los investigadores del mundo rural andino la idea de que los descubrimientos recientes en
Taller 1 de TICs y Educación Versión preliminar
El mundo andino rompe con el mito de la tecnología única y universal, monopolio de Occidente y ejemplar para el resto del mundo.
Rodolfo Kusch, filósofo argentino, que realizó profundas investigaciones de campo sobre el pensamiento indígena y popular americano, destaca que el modo propio de pensar del aymara y su modo de vincularse mediante el trabajo con el mundo natural decir: su tecnología no se guía por la lógica de la causalidad eficiente que sería el punto de partida occidental. Esta es la lógica propia del pensamiento científico europeo, que ofreció un guion metodológico para el desarrollo de las Ciencias Naturales y del sistema tecnológico occidental. ‘El pensamiento del andino, en cambio, es un pensamiento «seminal», que sigue el modelo de los procesos biológicos: acontecimientos y cosas «se dan» como en el reino de la flora y la fauna. Brotan por la fuerza vital y generadora del universo divino –Pachamama– crecen, florecen, dan fruto y se multiplican cuando las condiciones son favorables y cuando son cultivados con cariño, respeto y comprensión.
La cosmovisión del andino, según varios autores, es una cosmovisión religiosa y su tecnología es una tecnología religiosa que –a la vez de ser un modo «técnica- mente» adecuado y eficiente del trabajo productivo– expresa el sentido religioso que para él tiene su trabajo. En realidad, todas las actividades económicas pro- ductivas del hombre de los Andes están acompañadas y enmarcadas por ceremonias religiosas de producción:
En todo momento, el campesino acompaña su trabajo con pequeños gestos rituales o con amplias ceremonias de producción. Con razón hablamos de una segunda dimensión, porque lo religioso está presente en todo momento del ciclo agrícola desde la preparación de la tierra y la siembra hasta la cosecha y la limpieza de los canales; asimismo, el ciclo pastoril-ganadero, las labores de construcción de casas, y caminos, corrales y canales; las faenas mineras, las transacciones de canje y de compra-venta, los viajes de comercio y los traslados trashumantes, los trabajos artesanales en greda y lana, en piedra y madera, muy en particular el arte de la medicina andina está enmarcado en un ritual muy amplio y diversificado que en formas simbólicas prepara y favorece la labor terapéutica del curandero. En particular el ritual terapéutico se presta, de una manera eminente, para el estudio del ritual productivo y la dimensión simbólica de la tecnología andina.
La tecnología andina está centrada en el agro y tiene sus mayores logros en una sofisticada producción de vida, salud y bienestar –no solo para los humanos, sino también para los Huaca (es decir divinidades) y la Sajlla (naturaleza silvestre). En este sentido, tecnología y trabajo es para el andino cultivar la vida en el sentido más amplio, digamos ecológico, de la palabra. La definición andina de tecnología…, sería: saber criar la vida, y saber dejarse criar por la vida.
“Los estudiosos de la cultura andina entienden que precisamente la forma en que se manifiesta el diálogo del hombre andino con el entorno se expresa en su relación con el agua; en la construcción de canales, acequias, represas, la captación de manantiales, además el movimiento de tierra para captar la humedad, los camellones, etc., expresiones de la tecnología andina que aún sigue sorprendiendo a los investigadores, ejemplos de ello existen aún en los Andes, a orillas de los lagos Titicaca, Poopó.” (SOZA: 2009).

TECNOLOGÍAS DE LAS DIFERENTES CULTURAS DEL ABYA YALA
Claudio Álvarez, un filósofo de la cultura andina destaca que la tecnología es un fenómeno cultural y que existen tantos diferentes sistemas tecnológicos en el mundo cuantas culturas hay. En su óptica es ineludible considerar la tecnología andina como un sistema propio, que hay que calificar por sus propias características y evaluar por sus propios méritos.
Abya Yala es el nombre con el que la sociedad Kuna, de Panamá y Colombia, nombraba a nuestro continente americano y que, con el tiempo, se difundió entre nuestros pueblos originarios. Abya Yala significa Tierra Viva: ¿qué mejor adjetivo para la nuestra? América, al contrario, fue un nombre impuesto por aquellos que les quitaron la libertad a nuestros antepasados, por aquellos que trajeron el capitalismo desmedido a una tierra que estaba acostumbrada a la comunidad.
Las tecnologías que fueron usadas como medio didáctico en los procesos edu- cativos de las diferentes culturas del Abya Yala, encierran una amplia gama de tecnologías y culturas.
Culturas como la Maya, la Azteca y la Inca desarrollaron tecnologías avanzadas y sorprendentes que reflejan dominio de muchos conocimientos prácticos, que para ser desarrollados tuvieron que pasar por procesos educativos que consolidaron su dominio en el transcurso del tiempo y espacio. En este proceso educativo tuvieron mucho que ver las prácticas tecnológicas como medios didácticos que fueron definiendo el paso de conocimientos tecnológicos de una generación a otra.

Podemos concluir que estas prácticas tecnológicas propias de cada cultura, cumplieron el papel de recursos didácticos que hicieron posible la práctica, el desarrollo y el avance de conocimientos tecnológicos.

8 comentarios: